YONKIS DE AMOR

Ya nada me sacia.

Y es que, vagamos muchos como zombis, mordidos por el duelo de aquello que en algún momento sentimos. Buscando en los cuerpos de aquellos supervivientes, ese alimento que ya no nos alimenta. Que ya no calienta. Y seguimos, sin rumbo fijo. Llevándonos a todos aquellos que se nos ponen por delante.

Sin ser conscientes, de que nosotros mismos nos hemos convertido, en aquello que precisamente odiamos. Creando sin ser conscientes, una legión de zombis heridos por el amor.

Unos yonkis del amor.

 2016-01-17-03.57.00.jpg.jpg

¿POR QUÉ?

Porque te noto distinta, distante sin tinta de esta pluma que ya no pinta.

Porque regresó el miedo a su vez que lo hizo el invierno. Miedo de tu sonrisa, que parece venir sin brisa, que por querer ser mordida, ya no tiene prisa.

Porque lo último que haría sería atarte. Lo más que pretendo es sujetarte, justo antes de que fueras a caer. Y levantarte, para besarte, y así una vez tras otra, volver a creer.

Porque no es lo mismo pretender que querer.

Porque no es lo mismo querer, que ser querido.

Porque no es lo mismo inspirar que aspirar,

tu amor me hace daño.

2016-01-07-22.24.06.jpg.jpg

MI PARAISO TIENE NOMBRE

Y qué bonito es, despertarse a las ocho y seguir durmiendo hasta las diez,

Si te tengo a mi lado, y me quedo atontado admirando tu desnudez. Joder si pudierais verla…

Qué perfecta es.

La luz se refleja en su piel como un fino mantel de papel. Pues eso, hora perfecta para comer.

Para comerte, desde detrás de la oreja, hasta los pies. Así es.

Si ella supiera como mis ojos la ven. Ni la biblia se atrevería a hablar del Edén.

Y qué bonita es.

wp-1451934287865.jpg
Foto robada en Villagarcía de la Torre