LLUEVE

Llueve, y el recuerdo entre tus sabanas me
puede.

Puede
que me pierda en la nube que sube del café por las mañanas,
mientras,
en mi mente veo proyectadas imágenes de aquel día
antes de subir a aquel avión, y,
entre lágrimas
marcharas.

Duelen,
las horas del reloj clavadas
pensando en ti de madrugada.

Suele
pasar el tiempo y que no te vayas.

Tienes alevosía en tu sonrisa,
y yo el poder cabizbajo
esperando el momento para saltar
a comerme la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s