EL BALCÓN DEL DESEO

Escalé por tus pestañas para asomarme al balcón de tu mirada.

Y darte un beso más,

un beso que te levantase de los pies.

Ese beso pendiente,

el de siempre.

Qué te crees dueña de la luna, que sólo hay una,

dueña mía eres tú.

Eres duna, piel de azúcar, (la morena)

que hoy moja mis labios

con la saliva que nace en la fuente que es tu boca.

Son tus ojos que aún perduran, en lo que fueron dudas

que se convirtieron en cierto por ti.

Ojos verdes aliñados con canela,

que todavía recuerdo con cierta pena.

Con cierta pena y agradecido,

por la parte de tu vida

que dedicaste a mí.

Apenado, por lo que hubiera y no ha sido.

Agradecido, por el regalo de haber podido

sentir en la huella de mis manos,

lo que es perderse entre tus rizos

y,  acercarme a tu cuello para escuchar lo que tus suspiros

hablaban de mí.

 

wp-1464037727707.jpg
Tarragona.

DAME CINCO SEGUNDOS Y UNA ETERNIDAD

¿Te he visto en la playa? -Pregunto con admiración-

Este maldito destino que ha querido barrerme el paso con el oleaje, para obligarme a girar.

Y de repente tú. – ¿Eras tú? ¿En serio? –

Y de repente, cinco segundos.

Cinco segundos en los que recuerdo;

ese momento en el aeropuerto, con lágrimas en los ojos nos despedimos con lo que convino un ‘para siempre’. Aquel instante en que nos entendimos, aquel instante en que nos hubiéramos bebido.

Desde entonces no me preguntes dónde vivo,

ando perdido.

Avalé con mi sonrisa la felicidad que hipotequé contigo

por algo que al final no fue

y, maldito el delito que sin darme cuenta,

quedó prescrito.

Y de repente cinco segundos,

en los que nos hemos esquivado las miradas

dos veces como el que intenta disimular 3 años de abrazos.

Y sigo, continúo mi camino

ahora pisando más fuerte, jadeando lo que algún día fuimos.

La sal del mar se confunde con mi sudor de lágrimas.

Pero no, no serías tú.

De regreso te vi dos veces más en caras que creí tuyas, que fueron vulgares desconocidas.

Igual de desconocida que al final lo fuiste para mí.

Y es que da igual lo que digan,

No habrá

FIN.

 

wp-1463950801460.jpg