AMOR IDIOTA

Cuando la felicidad condicionada,  de mi mente, que quedó un día perturbada… No más lejos de ti, de lo que un día sentí, ¡Qué demonios! de lo que todavía siento.

Intento avanzar, y avanzo, a los pasos que la vida me permite, pero con el peso de todo el amor que dí y recibí.
No sé a ciencia cierta que me depara el futuro, cual en este presente veo tan oscuro.

De fondo optimista me niego a aceptar que así sea. Pero mi corazón herido, cada vez más cauteloso, es incapaz de ver más allá de los recuerdos que de ti guardo. Guardados son celosamente con aquella esperanza idiota, de que algún día esta historia se repita, sin que haya quedado por el tiempo rota.

Adéu.

Anuncios