POR LAS CALLES DE PARÍS

Tras tus pasos una canción a ritmo de París,
un contrabajo que ondula tus pasos,
y un violín que mueve tu pelo con gracia al caminar.

Vas por la calle cantándole al mundo tus ganas de vivir,
sonando la melodía de lo que andas soñando.

Guiñando a la vida,
pestañas que parecen dos platillos chasquear.

Te comes el mundo,
te comes París.
Y, de un salto te subes a la Torre Eiffel para colgarte de ella y admirar más allá de Sacre Coeur Y contagiar a ritmo de amor todo aquello que tus ojos ven.

Se te cayó la sonrisa por Trocadero
y la fuimos a buscar por las calles de Pigalle.

Ves en las calles partituras,
y es que eres pura música.

Sonando y soñando sólo tienen una letra que cambia totalmente el significado,
y es que sonando y soñando es lo que me pasa a mí contigo,
que sueño contigo al escuchar tu voz.

 

Vista de Sacre Coeur desde la Torre Eiffel

 

Anuncios

LLUEVE

Llueve, y el recuerdo entre tus sabanas me
puede.

Puede
que me pierda en la nube que sube del café por las mañanas,
mientras,
en mi mente veo proyectadas imágenes de aquel día
antes de subir a aquel avión, y,
entre lágrimas
marcharas.

Duelen,
las horas del reloj clavadas
pensando en ti de madrugada.

Suele
pasar el tiempo y que no te vayas.

Tienes alevosía en tu sonrisa,
y yo el poder cabizbajo
esperando el momento para saltar
a comerme la vida.