NI UNA NOCHE MÁS

 

Una noche más que parece no tener sentido. Después de tanto, y no te olvido.

Que te siento y sin embargo ya no estás. Ya no volverás, a mi esperanza le digo. Como un hierro de metal, me aferro negando mi destino.

Sin éxito suspiro, por creer que en algún momento del camino te cruzarás  conmigo, y te golpeará de nuevo lo que algún día fuimos. Pero sin embargo seguirás dejando huella tras tus pasos, sin mirar atrás.

– Yo. Como una estatua de bronce, que se enfría con la brisa que me azota desde el mar, que se lleva cuanto más suplico.

Una noche más,

recordando tu sonrisa, dulce despertar. Que era la más fresca, bella y tierna. Vuélveme a cantar. Como hacíamos juntos por la calle, en el coche, o en la cama al madrugar.

Una noche más,

te recuerdo a mi lado, con el volumen a petar, a carcajadas cerquita del mar, descubrimos las canciones que nos hicieron enamorar.

Una noche más,

un nudo vuelve a mi garganta, una vez más. Para hacerme recordar lo bonito que fue aquello, y no querer volver a despertar. No es justo creer tocarte, amanecer y no entender que ya no estás.

Que me duele el pecho al respirar, cuando caigo que ya no volverás,

ni una noche más;

Conmigo.

 

wp-1460735807817.jpg
Ocaña bar lounge. Barcelona

 

 

MI REFUGIO TIENE NOMBRE DE MUJER

Lindo ángel como mis ojos la ven. De melocotón terciopelo parece su piel. Y es que, si pudiese;

Enredarme en su pelo,

en sus labios, en  sus besos.

Enredarme en su pecho,

en sus manos, en sus dedos.

En lo eterno de su vida,

en lo eterno de su cuerpo.

Enredarme con ella, y perdernos juntos en el tiempo.

Enredarme en su voz, y perderme por siempre en su sonrisa.

De sus ojos.

Esa jodida mirada que parece el cielo, que la ves tan lejos y sin embargo,

sientes en el pecho.

wp-1459801820035.jpg
Convent dels àngels. Barcelona