QUÉDATE CONMIGO

Si es que tampoco me gustaba su pelo, o eso creo.
Y joder, se me escapó un verano entero.

Es todavía agosto y ya me siento otoño. Menuda invasión de nostalgia.
Nunca es tarde para llegar el último y ser el primero. -Pensé.
Me inyectaría su sonrisa (de) por vi(d)a. -Deseé

Tú no te das cuenta, o no me quieres creer cuando te digo que veo como se tambalea tu mundo con sólo mirarte a los ojos. Y efectivamente, igual no te conozco lo suficiente,

pero no necesito más  para saber que algo torcido van pisando tus pies.

Te ví marchar,

y joder, se me hizo un nudo en el pecho,
como un puñado de espinas que tragué con el tiempo en lo que fueron algodones de azúcar.

Porque pensarte no debería doler.
Porque quererte debería ser fácil.
Porque tenerte no debería ser un sueño.

Y yo dueño de tus labios, de tus caricias, de tu aliento que roza mi piel.

Y yo dueño de tu miedo,
que hoy duele por no poderte

tener.

wp-1472588088402.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s