SIEMPRE AMANECE

¿Dónde estás?

No puedo verte, pero en cambio si logro sentirte.

¿Dónde estás?

Hace tiempo te ando buscando, pero no te encuentro.

– Ha pasado tiempo. Todo bien, un momento. Me hablaban los miedos, ya está. Casi que ya no los escucho. Paso.

Es mejor así, ¿no crees? – Continúa, dices tras el último traspiés.

¿Te has fijado en la forma en cómo anochece? Quiero decir, ¿has visto cómo se pone el sol bajo tus pies?

Despeiname un poco, se me ocurre. Despeiname con tus sueños, y visteme a besos.

Despeiname con tus verdades como puños, y regalame algo bello. Tu sonrisa, por ejemplo.

– ¿Qué te dicen tus miedos?

Que todavía hay sitio para más cicatrices.

– No pretendo ser tu héroe, pero, ¿recuerdas cuando grabábamos nuestros nombres en la corteza de los árboles?

Pues esta debe ser la única cicatriz que quiero para ti.

No he venido a salvarte. – No necesito salvación. Con encontrarme ya es bastante. Sé tú mi perdición.

Tu pelo.

– Dame la mano, déjame acompañarte.

 

wp-1456784138574.jpg

 

Anuncios

Un comentario en “SIEMPRE AMANECE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s