TE VAS

Encima de la mesa una copa de un vino perdido
se trata de un tinto vacío.
Las lágrimas se mezclan con el sudor, pudor, estupor,
del sexo, del frío de tanto calor.
Alzas la cabeza en medio de un suspiro.
Te miro, me giro, temiendo al olvido.
Te miro, me giro y temo al olvido
Temiendo llegar a un otoño tardío.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s